Endimion





 Hijo de Júpiter o de Etlio y de la ninfa Calyce, fue rey de Elide, donde arribó con una colonia de Tesalios. Júpiter habiendo dado permiso a Endimión que le pidiera una gracia, suplicó al dios que le concediese la inmortalidad, juventud eterna y poder dormir cuanto quisiese, de lo que provino el adagio Endymionis somnium dormiré, para expresar un largo sueño. Algunos autores dicen que
Júpiter lo apreciaba de tal modo por su justicia y probidad que le acogió en el cielo; mas como se enamorase de Juno, Júpiter le infundió un sueño eterno. Su hermosura prendó a Febe, Selene o Diana, diosa de la luna que venia todas las noches a visitarle en una gruta del monte Latmos en Caria: Endimión tuvo de esta diosa cincuenta hijas y un hijo llamado Etolus. Muchos historiadores representan a Endimión como un príncipe muy aficionado a la astronomía que pasaba muy a menudo las noches en las cimas de los montes observando el curso de los astros, lo cual ha dado motivo a la fábula de sus amores con Diana: otros autores dicen que Endimión se casó con Cromia, hija de Itono, o con Hyperippa, hija de Arcas, de la cual tuvo tres hijos, Peón, Epeo, Eolo y una hija llamada Euridice; según los citados autores, Endimión prometió su corona a uno de sus hijos que aventajara a los otros en la carrera, resultando que Epeo alcanzó la victoria. Los habitantes de Heraclea pretendían que Endimión había muerto en el monte Latmos, y los helenos por su parte enseñaban su sepulcro en Olimpia
La aventura de Endimión dormido y de Diana se ve en muchos monumentos antiguos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes Sociales