La Lamia; el mito




La primera mención de  Lamia aparece en la mitología griega. Existen dos versiones de su origen. En la primera fue una reina hermosa  y bárbara en extremo, que según ciertas tradiciones arrancaba los niños del regazo de sus madres para darles muerte y devorarlos: los dioses cansados de sus crímenes, la metamorfosearon en una bestia feroz. Era objeto de miedo para los niños y personas supersticiosas. En  la segunda versión el
poeta Diodoro y algunos autores, dicen que Lamia fue una vez reina de Libia, amante del dios Zeus, que pierde a sus hijos después de ser asesinados por la diosa Hera esposa de Zeus, se hizo cruel después de la muerte de sus hijos, cuyo inesperado suceso la privo de razón y volvió envidiosa de la dicha de otras madres, se arrojaba sobre sus nodrizas y las devoraba. De aquí sin duda las Lamias, monstruos misteriosos representados por lo común con rostro y seno de mujer, y cuerpo de serpiente: según otros autores, mudaban de forma a su capricho, a fin de engañar a las personas que se proponían atraer, la sangre de los jóvenes era para ellos un licor particular; por eso al beberlo se las figura como una mujer bella, las Lamias tenían otro medio de seducción, una especie de silbido tan agradable, que los forasteros se sentían invenciblemente atraídos hacia ellas, cuando estaban sin disfraz , después de sus festines , su forma era horrible, su rostro reluciente como el fuego, su cuerpo todo ensangrentado, sus pies de hierro o plomo, en ocasiones parecen estar ciegas, en otras se aplicaban un ojo, bien en medio, o a un lado del rostro.Se creía que estos monstruos se encontraban con mucha frecuencia en África y en Tesalia, en las laderas de los grandes caminos donde acechaban el tránsito de los viajeros, destinados a ser presa de su voracidad. Estas fábulas son relaciones exageradas sobre un mismo hecho muy antiguo, que hasta el día no ha sido fácil conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes Sociales